jueves, 25 de mayo de 2017

Anarquistas cubren los servicios abandonados por el fallido gobierno de Grecia

Las okupas funcionan como comunidades autoorganizadas, independientes de las organizaciones estatales y no gubernamentales, explica Lauren Lapidge, 28 años, activista social británica que llegó a Grecia el año 2015 en el pico de la crisis de los refugiados y participa activamente en varios edificios okupados.
Puede parecer paradójico, pero las y los anarquistas de Grecia se están organizando como nunca habían hecho antes.
Siete años de políticas de austeridad y una reciente crisis de refugiados han dejado el gobierno con cada vez menos recursos, ofreciendo los ciudadanos cada vez menos. Muchos han perdido la fe. algunos quenunca habían tenido ninguna fe están tomando el asunto en sus propias manos, para disgusto de las autoridades.
Tasos Sagris, un miembro de 45 años del grupo anarquista griego Void Network y del grupo de teatro autogestionado Embros, ha estado a la vanguardia de un resurgimiento del activismo social que está llenando eficazmente el vacío de gobierno.
“La gente confía en nosotros porque no usamos las personas como clientes ni como votantes”, dice en sagrado. “Cada fracaso del sistema nos demuestra que la idea de los anarquistas es cierta”.
Hoy día, esta idea no se asocia sólo al caos y al derribo de las instituciones y la sociedad -la larga y terrible crisis del país ya se ha encargado en buena parte-, también trata del apoyo mutuo sin filtros y de la acción ciudadana.
Sin embargo, el movimiento sigue siendo dispar, con algunas partes que enfatizan la necesidad del activismo social y otros priorizando la lucha contra la autoridad con actos de vandalismo y batallas con la policía en las calles. Algunos intentan combinar las dos.
Sean cuales sean los medios, desde 2008 decenas de centros sociales autogestionados han multiplicado por Grecia, financiados por donaciones privadas y por los beneficios de los conciertos regularmente programados, exhibiciones y bares, la mayoría de los cuales están abiertos al público. En la actualidad hay alrededor de 250 en todo el país.
Algunos activistas se han centrado en el reparto de alimentos y medicinas mientras la pobreza se profundizaba y los servicios públicos se hundían.
En los últimos meses, anarquistas y grupos de izquierda han puesto especial énfasis en alojar los refugiados que inundaron Grecia en 2015 y que han quedado bloqueadas en el país desde que la Unión Europa y lasnaciones balcánicas estrecharon sus fronteras. Unos 3.000 de estos refugiados viven ahora en 15 edificios, antes abandonados, que han sido ocupados por los anarquistas en la capital.
El estallido de acción ciudadana es sólo el último capítulo de una larga historia del movimiento anarquista en Grecia.
Los anarquistas jugaron un papel activo en las revueltas estudiantiles que ayudaron a derribar la dictadura de Grecia a mediados de la década de 1970, incluyendo una rebelión en la Politécnica de Atenas en noviembre de 1973, que las autoridades aplastar con agentes de policía y tanques, resultando en varias muertes.
Desde finales de los 70 y principios de los 80, los anarquistas se unieron a grupos de izquierda en la okupación de partes de las universidades griegas para promover su pensamiento y estilo de vida; muchos de estos espacios ocupados existen en la actualidad, y algunos se utilizan como bases por los anarquistas para fabricar las bombas incendiarias lanzadas a la policía durante las protestas en la calle.
Con los años, los anarquistas también han apostado por un espectro de causas, como oponerse a la reforma educativa “neoliberal” o la campaña en contra de los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas.
El movimiento sigue siendo tolerado en gran parte por el público general, lo que refleja una profunda desconfianza en la autoridad entre los griegos que se ha avivado en los últimos años por las medidas de austeridad impuestas por los acreedores internacionales a un país devastado por la deuda .
El movimiento sigue siendo tolerada en gran parte por el público en general, lo que refleja una profunda desconfianza de la autoridad entre los griegos que se ha avivado en los últimos años por las medidas de austeridad impuestas en el país acumuló deuda por los acreedores internacionales .
En Atenas, el epicentro de los anarquistas sigue siendo el bohemio barrio de Exarchia, donde el asesinato de un adolescente por un policía en 2008 encendió dos semanas de disturbios, ayudando a revitalizar elmovimiento y produciendo varios grupos guerrilleros que han dado lugar a un resurgimiento del terrorismo doméstico en Grecia.
La policía y las autoridades hilan muy fino en la zona.
La policía ha atacado recientemente algunos edificios ocupados ilegalmente por los anarquistas, llamados “okupas”, en Atenas, en la ciudad del norte de Tesalónica y en la isla de Lesbos, una puerta de entrada para cientos de miles de inmigrantes en los últimos dos años. Sin embargo, las autoridades han detenido la ofensiva mucho antes de llegar a la aniquilación total de los espacios ocupados, lo que sería difícil de sostener para el partido de izquierda Syriza del primer ministro Alexis Tsipras.
En una entrevista, el Ministro de Orden Público Nikos Toskas dijo que las redadas policiales son “sistemáticas” y que se producen “donde son necesarias”.
A su vez, el alcalde de Atenas, Giorgos Kaminis, condena las okupas, afirmando que ponen en peligro “la calidad de vida de los refugiados.”
“Nadie sabe quién las controla y en qué condiciones viven las personas que son alojadas”, dijo respondiendo a las preguntas de un reportero.
Los anarquistas dicen que sus okupas son una alternativa humanitaria a los campos estatales ahora llenos con más de 60.000 migrantes y solicitantes de asilo. Grupos de derechos humanos han condenado ampliamente los campos como sórdidos y peligrosos.
A Exarchia, una de las okupas incluye una antigua escuela secundaria estatal que fue abandonada debido a problemas estructurales. Establecida la primavera pasada con la ayuda de los anarquistas, el okupa es ahora el hogar de unos 250 refugiados, la mayoría procedentes de Siria, que han construido un gallinero en el techo. Muchos más refugiados se encuentran en una “lista de espera” para otros edificios okupados.
Las okupas funcionan como comunidades autoorganizadas, independientes de las organizaciones estatales y no gubernamentales, explica Lauren Lapidge, 28 años, activista social británica que llegó a Grecia el año 2015 en el pico de la crisis de los refugiados y participa activamente en varios edificios okupados.
“Son organismos vivos: Los niños van a la escuela, algunos nacieron en el okupa, hemos tenido bodas dentro,” afirma.
Otra iniciativa en Exarchia implica anarquistas y residentes locales que se han trasladado un contenedor de carga en la plaza central del barrio, llamándole un quiosco político, desde el que se distribuyen alimentos y medicinas y se vende literatura anarquista.
Vassiliki Spathara, 49 años, pintor y anarquista que vive en Exarchia, dice que la iniciativa era necesaria para que las autoridades locales no intervienen “ni para cambiar las bombillas de las farolas” en la plaza, conocida como un refugio para los traficantes de droga, a pesar de que su actividad ha disminuido recientemente.
“Las autoridades quieren degradar la zona porque es el único lugar en Atenas que tiene una identidad antisistema organizada”, dice Spathara.
El alcalde Kaminis declara que las autoridades locales están cooperando con los residentes “para rejuvenecer la zona”, y ha insistido en que los residentes de Exarchia tenían los mismos derechos que todos los atenienses.
Sin embargo, en la Grecia del derrumbe panorama político, anarquistas parecen estar formulándose a sí mismos como una alternativa política al gobierno.
“Queremos que la gente luche, en todos los sentidos, desde cuidarse de los refugiados a quemar los bancos y el Parlamento”, dice en sagrado, el miembro de la Void Network y el grupo de teatro Embros, que recaudadinero para financiar las okupas que alojan refugiados. “Los anarquistas emplean todas las tácticas, violentas y no violentas.”.
Señala, sin embargo, que los anarquistas tienen una “obligación moral” para asegurarse de que las tragedias -como que la muerte de tres personas en mayo de 2010 cuando un banco de Atenas fue quemado durante unamanifestación contra el austeridad- no se vuelvan a repetir. Aunque varios anarquistas fueron acusados, ninguno fue condenado en un juicio que terminó con tres ejecutivos del banco condenados por homicidio por negligencia resultante de descuidos de seguridad. (Fueron liberados bajo fianza, a la espera de una apelación).
Otro grupo anarquista, Rouvikonas, está mirando más allá de la violencia, aunque sus miembros han hecho una causa de asaltar y destrozar oficinas estatales y corporativas.
La semana pasada, los miembros del grupo, armados con grandes palos de madera adornados con banderas anarquistas negros, llevaron a cabo una patrulla nocturna por un gran parque en el centro de Atenas, diciendo que la policía no ha intervenido para detener el tráfico de drogas y la prostitución de jóvenes migrantes.
El Sr. Toskas, que supervisa la policía griega, afirma que las autoridades han dado un golpe importante al tráfico de drogas en Exarchia. “Algunos grupos anarquistas quieren decir que han sido ellos quienes han acabado con el tráfico de drogas en la zona, para poder controlarla”, dice.
Miembros de Rouvikonas recientemente se dirigieron a un tribunal local para fundar una “sociedad cultural” -para ayudar a organizar eventos de recaudación de fondo- y el sábado el grupo presentó su “identidad política” en una okupa de Exarchia. (Los anarquistas insisten en que no están formando un partido político).
“Los anarquistas, obviamente, no pueden formar un partido político”, explica Spiros Dapergolas, 45 años, un diseñador gráfico que pertenece a Rouvikonas. “Pero tenemos nuestros propios medios de acceder a la centralidad política “, afirma.” Queremos crecer “.
El objetivo a largo plazo del grupo es el “sindicalismo combativo”, dice en Dapergolas. Pero, admite, no es fácil para la gente organizarse. Mientras tanto, avisa, “Lo que está haciendo Rouvikonas lo puede hacer cualquier persona”.
Artículo original: 
Article original: https://www.nytimes.com/2017/05/22/world/europe/greece-athens-anarchy-au
Mira també:
https://www.nytimes.com/2017/05/22/world/europe/greece-athens-anarchy-austerity.html?smid=fb-nytimes&smtyp=cur&_r=1

Temer envía al Ejército a las calles contra protestas que exigen su renuncia

“Fuera Temer” es la consigna que usan más de 120.000 brasileños en una movilización en las calles en rechazo al presidente de facto. Los manifestantes denunciaron que la policía los reprimió con armas de fuego.
El presidente de facto de Brasil, Michel Temer, ordenó enviar las Fuerzas Federales a las calles de Brasilia durante una semana, debido a las protestas que exigen su renuncia y elecciones directas inmediatas.
“Queda autorizado el empleo de las Fuerzas Armadas para garantizar la ley y el orden en el Distrito Federal en el periodo del 24 al 31 de mayo de 2017”, decretó el presidente, reseña el Diario Oficial de la Unión.
“Era una manifestación que estaba prevista como pacífica, pero que degeneró en violencia, vandalismo, agresiones al patrimonio público y amenazas a las personas”, lo cual “no se puede permitir” en “un proceso que se desarrolla en forma democrática y en el marco de las instituciones”, dijo el ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann.
Los manifestantes marcharon hacia el palacio presidencial, pero la Policía los reprimió con bombas lacrimógenas. Los brasileños denunciaron que la policía usó armas de fuego en su contra.Según los organizadores de la protestas una persona fue herida de un disparo, pero no hay confirmación oficial del caso.
Jungmann indicó que los militares “protegerán” el Palacio del Planalto (sede del Gobierno), el Palacio de Itamaraty (sede del Ministerio de Relaciones Exteriores) y el resto de edificios ministeriales, que están ubicados en la Explanada de los Ministerios (centro de Brasilia), donde se han concentrado los manifestantes.
Las centrales obreras tomaron las calles este miércoles contra las reformas neoliberales impulsadas por el Gobierno de Temer y para exigir la renuncia inmediata del presidente de facto ante los graves casos de corrupción en los que está envuelto.
También exigen que se celebren elecciones directas para restablecer la democracia en esa nación, cuya mandataria constitución Dilma Rousseff fue destituida mediante un golpe parlamentario.